Implantología

No debe haber ningún tipo de molestias

El tratamiento implantológico no tiene por que ser un tratamiento doloroso y con las nuevas técnicas debe ser un procedimiento con repercusiones post-operatorias mínimas.

El tener miedo a someterse a este tipo de técnicas es completamente normal pero gracias al avance tecnológico podemos asegurar que no te enterarás de nada.

Este tipo de tratamientos están muy estandarizados y suelen dar mínimos problemas, sin embargo, en ocasiones más que el dolor en sí es el miedo al dolor lo que hace que un paciente no acabe de realizar este tipo de tratamiento, para ello disponemos de la sedación consciente realizado por un anestesista colegiado que le permite al paciente evitarse el trance de los nervios durante el proceso.

Es un tratamiento mágico ya que todos los paciente que lo prueban REPITEN!!!!!